19 ene. 2012

Redicho

Cuanto peor se portan más te gusta, y basta que te lleven la contraria un día para que ya estés deseando tener una como esta...

Y es que lo divertido es el camino, el momento en que se pliegan como las esquinas de un libro mal cerrado. Y ahora toca averiguar el modo, ese pequeño truco que hará que pasen a hacer cualquier disparate que se te ocurra. 


Pero hoy no, ahora no, hoy lo que quiero es que abras esa puerta y te arrodilles, sin preguntar, sin pedir, sin esperar nada a cambio. Quiero despertar y sentir mis pies en tu boca y el olor de mi desayuno recién preparado, y aún tomarme la libertad de mandarte a calentar un poco más el café. Quiero ponerme feminista y despotricar de ti y de todos los hombres y que me respondas con una sonrisa. Quiero que vengas a contarme la fantasía que se te acaba de ocurrir, y responderte jugando a algo en lo que siempre gane yo. Quiero que al más mínimo gesto mío corras a hacer cuanto yo quiera. Quiero arrebatarte la almohada y que duermas entre mis piernas. 

He dicho



3 comentarios: