25 jun. 2012

Cómo introducir a tu novia en el femdom

Voy a presentar una posible manera para ir introduciendo a tu chica en el mundo del femdom. Básicamente la idea es hacerle comprender poco a poco que lo que más te interesa es su placer. Sobra decir que obviamente no es un método infalible ni posiblemente el más adecuado para todos los casos. Partimos de la base de una relación totalmente vainilla.

Para empezar, si ella no sabe lo que es, nada de hablarle de femdom, BDSM u otro tipo de siglas que casi con total seguridad le hagan pensar que te has vuelto loco.

Como primer paso, deberías esforzarte en que le encante el sexo oral, y a partir de ahí aprovechar cualquier oportunidad para dárselo, sin abusar claro. No tengas ganas de ir demasiado rápido, primero basta que vea con normalidad que te deslices a su bajo vientre para darle placer y que lo disfrute.

Ella, posiblemente, salvo que tenga un instinto femdom innato, aunque haya quedado exhausta tratará de devolverte el placer. Cuando esté acostumbrada al sexo oral, como siguiente paso puedes animarla a que descanse al terminar, a tumbarte a su lado y abrazarla como si los dos hubierais acabado.
Si ella te pregunta si no prefieres llegar al orgasmo le puedes comentar que a ti lo que más te importa es dejarla satisfecha, que es algo que te encanta.

Cuando hayas repetido la situación anterior puedes comenzar acompañar su descanso post-orgásmico con algún masaje en la espalda, en los pies o donde ella desee.
En este punto (o incluso un poco antes) cuando tengais una conversación picantona o simplemente salga el tema del sexo a relucir puedes hacerle algún comentario. Algo simple como:  "Hay gente que le gusta ser más activo en la cama y hay gente que prefiere ser guiado por lo que quiera la otra persona. Yo creo que soy más de los segundos. ¿Qué te parece?" Dependiendo de como evolucione la conversación te podrás confesar un poquito más o menos: "Me encanta darte placer, casi disfruto más con eso que con el sexo". Eso sí, trata de evitar aún términos como femdom o BDSM, salvo que la cosa vaya muy bien.

Puedes empezar a ser aún más detallista que de costumbre, a complacer sus caprichos o esforzarte especialmente en su comodidad, por ejemplo ofreciéndote a darle un masaje en los pies después de un día de mucho caminar.
Ya cuando hayas tenido el privilegio de darle varios masajes en los pies, puedes tratar de acompañarle el masaje con algunos besos y ver cómo reacciona.

A estas alturas ya podrás intuir si hay futuro en el tema viendo lo cómoda que ella pueda estar con la situación. Si  realmente la ves cómoda, puedes aprovechar alguna conversación para ir un poco más lejos y comentarle que te gusta mucho que ella sea la 'mimada' de la relación y que a fin de cuentas sea la que 'lleve los pantalones'. Le puedes comentar que hay muchos chicos que le gusta mucho centrarse en el placer de su amada y que no debería ser algo tan raro. Si sigue demostrando interés, también le puedes recomendar algún blog de la temática para que vaya viendo cosas del mundillo.

Si llegas aquí, ya está casi todo hecho, si por desgracia, te afirma que no, que eso no le va, siempre puedes conformarte con darle mucho placer oral, buenos masajes y acatar lo que ella desee, que posiblemente eso nunca le parecerá mala idea.

¿Algún otro consejo que creáis que puede ser importante?

Un saludo a 'alex', que propuso el tema de esta entrada.



9 comentarios:

  1. Hola,

    muchas gracias por la entrada y los consejos.

    Yo estoy en la etapa de darle placer oral e intentar que la cosa termine ahí, pero me resulta muy difícil que ella comprenda que yo también estoy satisfecho y no deja de insistir en que no le parece justo (ni normal) que yo me quede así.
    Al menos el "debate" ya está sobre la "cama" y todo será tener paciencia y tacto para que ella lo vaya viendo como algo "normal" y que su placer está por encima de otras consideraciones.

    Saludos desde Oviedo,
    alex

    ResponderEliminar
  2. Que a nadie se le ocurra dar el enlace de mi blog que la jode segurooooo :)

    Por cierto, buena entrada, y un placer leeros tan activos ultimamente.

    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola a todos...

    Buen entrada, muy bien explicada. Creo ademas que llevándola sin prisa y paso a paso puede dar resultado.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado un monton.
    Esta muy. Aunque yo lo he intentado con mi mujer, y ella es mas romántica.
    Enhora buena de todos modos.

    ResponderEliminar
  5. Gracias a todos.
    Como dice el refrán "la paciencia es la madre de la ciencia". Con calma y sin querer acelerarlo todo puede llegar.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, siento disentir de los demás, y aunque la entrada me parece buena, a mi me sigue sonando a "sumiso intenta modificar la conducta sexual de su mujer/pareja para que se adapte a sus gustos", y no sé si eso la convierte en una mujer Dominante, la verdad, a mi me parece que esencialmente la convierte en lo contrario, ya que no se le permite decidir, sino que "tiene que acabar comprendiendo que eso es lo mejor para ella"... ¿seguro?

    Creo que la persona que te ama puede hacer muchas cosas para adaptarse a ti, pero no puedes convertirla en lo que no es. Ser quien lleva los pantalones en la relación parece el Edén de las mujeres, pero en realidad conlleva una responsabilidad de decisión constante que no todas están dispuestas a asumir, además de que una relación D/s está claramente polarizada, en el sentido de que se espera que ella siempre asuma un rol mientras que el sumiso asume el otro, y eso a la larga desestabiliza la relación sino es algo que surge de dentro.

    No te extrañe si ella al final te suelta algo así como "mira, yo lo que quiero en realidad es un hombre en casa y en la cama"... con toda la carga que esas palabras conllevan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. estoy totalmente de acuerdo.soy jose me encantaria tomar el rol de sumiso.pero con mi mujer no hay manera y al final dejas de insistir.poque te esperas una contestacion como esa y encima te puede añadir ,ati que te pasa chico es que eres maricon o que,con lo cual ni te cuento como te dejaria, de tocado, por lo tanto la que le nace y lo lleva dentro vale pero la que no, mejor dejarlo estar.... lastima que le vamos hacer.

      Eliminar
  7. Interesante comentario Ama Alyna.
    Aclarar que este post es simplemente una manera de introducir el femdom a una persona que lo desconoce. Una introducción a una serie de prácticas que de ser planteadas de golpe y sin 'curva de aprendizaje' pueden ser demasiado extrañas porque rompen con lo que es 'normal' en la sociedad.
    Es simplemente mostrar un nuevo modo de vida, en la cama y fuera de ella. Ya a partir de ahí ella decidirá si le apetece tomar partido en ella o no.
    Como comento en el post es importante fijarse en cómo la otra persona va reaccionando e intuir hasta qué punto le llaman la atención las propuestas planteadas. En caso de ver reacciones negativas en todo momento ser inteligente para poder echar el freno a tiempo y evitar frases como las que comentas.

    En conclusión, la idea es simplemente es mostrar un nuevo ámbito sexual que posiblemente no conozca, no convertirla en algo que no es.
    Lamento que se haya podido entender distinto.
    Un saludo Ama Alyna :)

    ResponderEliminar
  8. Entiendo a qué te refieres Sumiso J., aunque no es lo mismo introducir a alguien a una nueva práctica sexual que introducir a alguien a una forma de vida que desconoce. Lo primero es muy íntimo, pero esto último es mucho más profundo.

    Por supuesto que soltarlo de golpe puede asustar por lo chocante, y que una forma de que no resulte chocante es como tú explicas, siempre que realmente aceptemos un "no" por respuesta si esos intentos no derivan en nuestra relación D/s soñada.

    Y es que creo que pasar de un juego sexual, como puedan ser unos azotes, o atar las muñecas y los tobillos, a lo que comporta una relación DomFem es un largo trecho que no se adapta a la personalidad de todas las mujeres , sino solo a las que están predispuestas a ello, y eso es lo que se puede averiguar con esos intentos.

    Más allá de una mera función de tanteo, creo que ir más allá sería una forma de presionar a la pareja, sobretodo cuando ella está manifestando una resistencia a seguir las sugerencias que se le hacen, y seguir insistiendo a pesar de esa resistencia al final se convierte en coacción.

    Por supuesto que estoy de acuerdo contigo en que la mejor manera de hacer un tanteo es despacio y con paciencia, pero me pareció interesante remarcar que también hay que saber cuando "no" simplemente significa "no".

    Un saludo para vosotros también y mi enhorabuena por el blog :).

    ResponderEliminar