3 jun. 2011

Ficticio vs real

Muchas noches no tenemos otra opción que recurrir al cansino Messenger para 'tontear'.
Y es raro que si nos apetece calentarnos un rato no salga el tema del femdom a escena.
En estas situaciones toma lugar un femdom compuesto sólo por texto, por palabras, sin hechos o acciones.



En la práctica real, mientras la excitación va in crescendo ruegas más y más, pero llega a un punto donde la realidad vence a la fantasía.
Que tu ama te haga poner de rodillas excita, pero al final... te cansas; duele.
Que te mantenga la erección hasta el fin de los días es una fantasía recurrente para muchos, pero en la práctica llega un punto en el que no puedes más, y que incluso tu pene dice basta, cansado de que lo engañen.
Incluso en el sexo oral, algo tan bendito para nosotros, después de una hora empiezas a desear que por fin, tu Reina quede exhausta.

Se llega a un punto que no sobrepasas, el cual estará más cerca o más lejos dependiendo de cada uno y de su experiencia.

En cambio, cuando hay sólo palabras de por medio nada duele, aun menos, sabiendo ambos que todo es un juego, provocando que en estos casos no haya límites.
Te excitas y te pones más y más, y para seguir aumentando la lujuria no queda otra que ir más allá.

En esos momentos, afirmas que la disminución progresiva de mi placer debe ser vista como algo normal. Yo tengo un orgasmo breve y de efecto somnífero, en cambio ella puede estar mucho rato en la cima disfrutando, por lo que es normal que nos centremos cada vez más en el suyo. Mientras que el pene parece haber sido diseñado sólo para fecundar, la vagina parece haber sido hecha para disfrutar.

Otra veces, le ruegas que la 24/7 sea su objetivo, y que poco a poco te vaya embaucando hasta lograr ese fin. Te apetece una dependencia total y absoluta, y que ella sea al 100% la que decida. Tampoco dudas en ofrecerle tus datos bancarios para que pueda aprovecharse en caso de que le apetezca un capricho.

Deseas que sea más dura, más feminista, y que en definitiva, te use sólo para su placer.
Esperas que te diga, por fin, que se acabaron las felaciones, que eso es degradante para ella. Que me vaya olvidando de tener sexo donde ella sólo recibe y no dirige, o más allá, del coito en general, ya que el cunnilingus la satisface de sobra y la penetración es un lujo para mí.
Incluso ya hemos llegado a comentar lo excitante que sería para ambos que a ella se le permitiera una libertad sexual absoluta.



Cuando empezamos, había muchas prácticas que sólo tenían cabida en la fantasía, prácticas que poco a poco han dejado de parecer tan disparatadas para ir bajando hasta el mundo real. En su lugar, en lo más alto aparecen estas otras, que posiblemente vayan cada vez siendo menos chocantes para ambos.

¿Hasta donde llegaremos? ¿Cual será la última práctica que baje del mundo de la ilusión al real? ¿Abandonaremos nuestros juegos casi vainillas de femdom pomposo y virtual para cosechar una dominación más clara?

El tiempo lo dirá, y además, nosotros te lo contaremos. ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario