13 sept. 2011

Pisos de estudiantes

En los que no hay calma, ni tiempo, ni sitio donde sacar fuera la fantasía. Donde toda la tensión sexual que acumulas mientras cenáis con tus compañeros de piso no llega a desatarse hasta que se cierra la puerta de tu dormitorio. Donde no hay sitio siquiera para los gemidos, contenidos en suspiros ahogados y respiraciones agitadas. Donde a media tarde buscas cualquier excusa para encerraros en la habitación. Donde echas de menos no poder pedirle que cocine desnudo para ti.  Menos sitio aún para dar órdenes en voz alta, o para esos pequeños y ruidosos azotes...


Por suerte aún, en ese pequeño bucle del espacio-tiempo, hay sitio para la pasión desenfrenada, para gastar varios condones sin hacer ruido, para recibir masajes y lametones... Pero siempre a escondidas, no sea que alguno de los compañeros se anime más de la cuenta...


Y es que hay mucho pervertido suelto. ¿No?

1 comentario:

  1. Más que pervertido suelto....MAL PENSADO suelto ;)

    ResponderEliminar