26 sept. 2011

Con distinta Nomenclatura

Y es que entre ellos todo tenía otro nombre, otro significado. Le miró de reojo mientras él, en la cocina, desnudo y con su cinturón de castidad puesto, le preparaba su postre de miel e higos favorito. El día anterior había tenido que comerse la horrible paella de su suegra, así que hoy se desquitaría a gusto.

-Estás tardando más de la cuenta Mary Poppins, llévamelo a la piscina y no olvides el vino.

Le vió sonrojarse, lleno de verguenza, y todo porque en su día, hace ya cuatro años, cuando le pidió que escogiera su palabra de seguridad no se le ocurrió decir sino "Supercalifragilísticoespialidoso" Le encantaba burlarse de él a todas horas por ello. Se lanzó a la piscina, tenían suerte de tener aquella terraza con vistas a unas montañas repletas de bosque, porque no habían vecinos cercanos y tenían toda la privacidad del mundo. Ni siquiera unas murallas de granito les darían más intimidad. A veces le dejaba allí fuera desnudo por las noches, cuando quería la cama para ella sola.

Al momento él llegó con el postre y se arrodilló en el borde de la piscina, para que ella pudiera servirse.

-Muy bien Mary.

Le toqueteó un poco el cinturón para comprobar que lo llevaba bien puesto. El gimió, llevaba varios días sin correrse y el menor roce le excitaba

-Mira que cosita más encogida e insignificante. No podéis ni compararos con la belleza de una mujer
-Es cierto, pero es toda suya Dueña, puede hacer lo que quiera
-Lo que quiera ¿eh?

Salió de la piscina y, desabrochando su biquini, lo utilizó para atarle por las muñecas. Tenían unas esposas, pero ella prefería atarle con lo que tuviera a mano. Lo miró a los ojos (eran azules como el mar, su mejor cualidad con diferencia) y le dió una suave bofetada, sólo un preámbulo.

-Tengo un regalo fantástico por tu cumpleaños, y vamos a estrenarlo aquí mismo.

Fue a buscarlo. Era un bonito látigo, con el mango tallado en madera de olivo. Hoy se sentía especialmente despiadada nada le fascinaba más que tener a Mary a mano para ello. Sin más preámbulos le hizo arrodillarse allí mismo, junto a la piscina y comenzó a azotarle. Cuando compartían esos momentos, ella se ponía a cien, se sentía volar, como si fuera un pájaro, un halcón, que vuela sobre los desiertos, y cuando alcanzaba a su presa, se ensañaba con ella. El gemía, excitado, pero ella era capaz de llegar al orgasmo sólo con eso. Soltó por un momento el látigo y, cogiendo su paquete de tabaco se dio un descanso.

Mary se acercó a ella y se lanzó a lamerle los pies como loco, desenfrenado.

-Dame más por favor, necesito más. No puedes parar ahora...

Ella enfadada apagó su cigarrillo en su trasero, él gritó, así que de una patada lo lanzó a la piscina.

-Cállate furcia, que te crees que eres Batman y no llegas ni a Robin.

-------------------------------------------------------
Saludos a treinta, el navegante, spirit y net, el resto próximamente en otro relato ;)

7 comentarios:

  1. No ha estado mal. Tendré que estar más atento para la próxima.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. plas,plas, plas (aplausos) enhorabuena que imaginación, me ha gustado. Y el reto de hacerlo con tantas palabras no era nada fácil..

    ResponderEliminar
  3. Mis más sincera enhorabuena...no sólo las has puesto todas si no que el relato tiene su aquella función que ha de tener todo relato erótico, y que Berlanga definía como función "eréctil"...

    Un aplauso, y el próximo juego voy a buscar en el diccionario para que sudes un poco, que lo sepas...

    Spirit

    ResponderEliminar
  4. muy buen desafio y muy bien resuelto!

    ResponderEliminar
  5. Bueno gracias gracias jajaja

    No ha sido fácil pero bueno, una vez con las palabras a mano, la historia tomó forma casi ella solita ;) ¡me alegro de que os gustara!

    Próximamente el segundo, a ver que tal queda

    ResponderEliminar
  6. Y por lo visto de mis palabras salen todas, jeje.

    ResponderEliminar