3 sept. 2011

Se terminó el verano


Y vuelve la rutina, vuelve el trabajo, vuelve el fresquito, vuelven los madrugones diarios, vuelve el quedarse en casa a follar que en la calle hace mucho frío, vuelve el estrés, vuelve a llover y vuelvo yo (sonido aplausos, aleluyas, lágrimas de emoción) 



Lo que no vuelve, porque nunca se fue, son las ganas de sexo, de jugar, de disfrutar y dominar; ganas de llegar más allá, de explorar y experimentar. Porque nunca el sexo es demasiado, y toda sumisión es poca.

Éste ha sido un gran verano para nosotros, y lo hemos invertido, más que en probar nuevos placeres (que también) en afianzar y acomodarnos cada uno en nuestro lugar, a que en cualquier momento y lugar que yo le reclame, se someta a lo que le pida. Sólo con unas pocas palabras, a veces incluso sin ellas. Poco a poco Sumiso J. va cayendo en mis redes. ¿Llegará el día en que no pueda escapar de ellas?

Apuesto a que si. 

2 comentarios:

  1. No podrá escapar de esas redes, pero seguro que el tampoco querrá escapar de ellas. Esas redes te meten dentro de un mundo increible donde disfruta la dominante, pero tembien disfruta mucho el sumiso.

    ResponderEliminar