15 nov. 2011

A palo seco

El objetivo de mi campaña electoral personal ha sido sencillo e irremediablemente discreto, oculto, tenaz. Entre juegos y diversiones el despropósito de la misión se ha ido alzando como la voz en un mitin cualquiera.
Debo decir primero que la precampaña consistió en un anuncio formal de que podía olvidarse del significado de la palabra felación hasta nuevo aviso.
Así, con objeto de ridiculizar definitivamente su orgasmo frente a los míos, abandoné todo esfuerzo por ayudarle en alcanzarlos. Salvo que me apetezca follarle (caso en que por natural disposición humana me resulta imposible, y no por ello pienso privarme de tales caprichos) todo el placer que he de darle será simplemente una consecuencia deseada del mío propio. De esta forma, tendrá que conformarse y  arreglárselas el solito (cuando tenga mi permiso como siempre)
Uno de los puntos claves de este programa electoral es que J. acaba de enterarse... al mismo tiempo que vosotros.
¿Se me juntarán la campaña electoral con la de navidad? A este paso mi chico quizas tenga que esperar al 2012 para recibir toda la "ayuda" que le gustaría


1 comentario:

  1. Todos los electores ya contamos con que se acercan tiempos duros, de muchos recortes, hay quien dice que "nos van a dar mucho por culo". En su caso, Ama A, no se le puede acusar de tener un programa oculto.

    ResponderEliminar