2 nov. 2011

Juegos I

Aquí va una idea de juego, orientada más a parejas que no se ven a diario, aunque válida para todos. En este caso suponemos que la pareja sólo se ve los fines de semana.

El primer fin de semana, para ir estimando, se cronometra el tiempo que el sumiso le realiza sexo oral a su ama. A partir de aquí hay muchas alternativas, tantas como la imaginación de cada pareja.
El ama puede exigir a su esclavo que en los siguientes 4, 8 o 10 fines de semana ese tiempo vaya in crescendo. Cada finde más tiempo dedicado al placer de su ama.

La dómina, además, si quiere ser un poco exigente puede fijar como regla que hasta que no se llegue al tiempo mínimo el sumiso no tendrá orgasmo. De este modo, y debido a la excitación acumulada del sumiso, se puede dar que por ejemplo, una hora y media de sexo oral equivalgan a una masturbación de un minuto. Suficiente para que el esclavo llegue al orgasmo y para que quede palpable las diferencias entre el placer de uno y del otro.

Una desigualdad exquisita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario