7 may. 2011

Lo que hay detrás...

Es cierto que el femdom cambia tu manera de ver el mundo, aunque a veces sea en detalles nimios e irrelevantes como los que voy a abordar.

El otro día en la facultad, haciendo una búsqueda en el google me encontré con la foto que adjunto. Una foto sin relevancia para la mayoría de mortales, pero que no pasaría desapercibida para ninguno de los que habitualmente compartimos este tipo de blogs.



Y es que no ves las mismas cosas que tu grupo de colegas.

Donde otro ve unos zapatos, tu imaginas una encantadora diosa calzándolos...
Cuando alguien habla de pedicura se te viene a la cabeza tus momentos más fetichistas.
Donde otro ve un collar para una mascota, tu ves un juguete sexual.
Si ves un corsé... sientes un cosquilleo por dentro.

Porque incluso, cuanto estás en la calle, fuera del entorno del 'juego femdom', te encuentras cosas que te hacen recordar esos momentos... y para dentro, sin que nadie te vea, esbozas una pícara sonrisa.

2 comentarios:

  1. Yo esta semana, por ejemplo, me fijé en las uñas pintadas de las manos de una compañera y me imaginé el momento mientras lo hacía; bueno, más bien me imaginé cómo se las pintaba su chico mientras ella le miraba, ;)


    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Comparto lo que decis. El otro día vi salir a una vecina por la mañana, iba muy elegante, con zapatos de tacón, falda corta, medias, perfectamente maquillada y oliendo como una Diosa y pensé, por no ser por la tarde, que es cuando normalmente nos arreglamos más para ir a dar un paseo, que iba a ponerle los cuernos a su marido con otro, porque además a los pocos minutos vi al marido por la calle, sin ir tan elegante, ella había ido sola a donde fuera.

    ResponderEliminar