16 may. 2011

Mío Mío y Mío

El mundillo del BDSM (así, generalizando) está fuertemente marcado por elementos de posesividad, control, dominio... Frases como
"Me perteneces"
"Soy todo suyo, Ama"
"Harás lo que yo te diga"
"Sólo vivo para complacer a mi Señora"


Sin embargo si te fijas bien, no encontrarás celos; encontrarás amos que se "prestan" los sumisos entre ellos, sumisos que quieren ser cornudos, amos/as que desean controlar a varios sumisos... Vamos, un dislate. Y entonces piensas ¿A cuento de qué esta ausencia de los clásicos celos? ¿Donde quedó el clásico "No perdonaría que mi pareja me pusiese los cuernos"?



Pues claro, al fin y al cabo, los celos no son sino desconfianza y ¿Cómo vas a desconfiar de alguien en quien confías tanto como para que te espose al cabecero de la cama? (Por poner un ejemplo)

PD1: Esta claro que para personas colores, y para colores...
PD2: Conste que nosotros no tenemos ganas de traernos a nadie a nuestro coto privado.

2 comentarios: