21 abr. 2011

Días y días...

Normalmente escribes entradas con mucha retórica, describes aluviones de sensaciones, le das forma a magníficas experiencias.
Post aderezados con filosofía para darle cuerpo a todo esto y no sentirse raro... Como cuando a un juego, lo envuelves, le das color y le pones un bonito lazo para que deje de tener esa apariencia vulgar.

Esos días, la mayoría...

Pero luego, también hay otros días, donde necesitas escribir lo que sientes de una manera más elocuente, más directa.

Decir en primera persona, que no deseo hacerle un beso negro a mi amada, sino comerle el culo a mi diosa. Tampoco regalarle un cunnilingus de órdago sino comerle el coño horas y horas mientras ella aguante. Porque deseo que siente su culo en mi cara y que se olvide de mí, no que me utilice como su trono de reina. Y ya, al final, a la entrada del cielo, decir lo mismo que le puedo decir tembloroso... Donde se cambia 'recibir una lluvia dorada' por un entrecortado méame... Y un 'a sus órdenes' por un...
Por favor ama, escúpeme, abusa de mí... humíllame...


Porque a veces... hay otros días.

4 comentarios:

  1. Así es querido, no hay que decir, ni etiquetar,...hay que sentir y sentir...y lo demás , es fruto de esa devoción.
    Os sigo desde muy cerca, aunque mudé mi casa.
    Alma

    ResponderEliminar
  2. Pues claro que sí, muy bien dicho, mejor expresado y sensacionalmente sentido...

    Un abrazo y enhorabuena por el blog

    ResponderEliminar
  3. Es que cada contexto es único y ponernos finos en según que circunstancias seria como ponerse un smoking en un chiringuito de playa no? Hablando en plata: si tenemos el día cerdo pues cerdeamos :)

    ResponderEliminar
  4. Alto y claro, nada mejor ni más real.
    Amen.

    ResponderEliminar