3 abr. 2011

Mi Ama

Mi Ama es natural, sencilla y sensata. Es bondadosa, con un corazón que no le cabe en el pecho y tremendamente tierna.
Ella, Ama, es realmente inteligente, y así lo atestigua la carrera que estudia.
Apasionada de la lectura como pocos, lo que incrementa su nivel cultural a un lugar que la mayoría solo puede desear.
Escucharla es siempre un placer.
Es alegre, divertida y le encantan los placeres de la vida.
Es hermosa de pies a cabeza. Unos pies preciosos, unos muslos a los que siempre deseo agarrarme y no soltar nunca más, un trasero no muy voluptuoso pero con buenas curvas, unos pechos pequeños pero con el tamaño justo, firmes y bonitos y unos ojos marrones donde para mi es imposible no perderse.
Su habilidad en la cama no puede ser de este mundo. Saborea cada actividad, cada galope, cada movimiento. Es su terreno, parece que ha sido creada únicamente para gozar y recibir placer.



Ama comparte muchísimas cosas conmigo, la mayoría. Y en las pequeñas cosas que somos diferentes nos complementamos para hacer de nosotros una unión indivisible de la fortaleza de un bastión. Si yo soy un poco tímido, ella es más decidida. Si ella es un poco más impulsiva, yo mantengo la calma. Si ella desea tener poder... yo deseo dárselo. Es cierto que aunque ella afirma que es impulsiva, créanme, la mayoría de las veces se piensa muy muy bien lo que debe hacer.
Por otro lado compartimos algo único. Ambos tenemos una cara alegre, fiestera y a veces incluso plana y simple, y por otro lado una versión más bohemia, más oscura, profunda a rabiar. Las mismas caras en la misma medida. Muy racionales y conservadores, pero por otro lado, internamente, también liberales y alternativos.

Entonces con todo esto... es absurdo dudar sobre mi función.
Ama para mí es perfecta, una persona única e irrepetible, lo cual la eleva a nivel de Diosa... ¿cómo no iba a entregarme a ella y a todos sus caprichos?

Nada deseo más en el mundo que hacerla feliz y darle todo lo que pida, más allá de que me ponga más o menos la situación, simplemente... se lo merece.

A sus pies, mi Ama.

2 comentarios:

  1. Hola Sumiso,

    palabras muy bonitas dedicadas a tu Ama. Seguro que le encantará leer algo algo así.

    Un saludo a los dos.

    ResponderEliminar
  2. Hola sumiso, mucho gusto. Me dio placer leer tu entrada, me recuerda muchísimo a mi Ama, a su forma de ser, a su perfección... Dejas claro ese lugar que Ellas ocupan en nuestros corazones, y el profundo amor que sentimos por Ellas.

    Muchos buscan en el BDSM solamente fantasías sexuales... Y aunque es válido, esto en realidad va mucho más allá. Éxitos con tu Ama, mis respetos hacia Ella. Seguiré su blog.

    ResponderEliminar